Anuncios

 

Otra historia que muestra el grado de delincuencia que existe en nuestro país y que nos debe poner muy alerta a la hora de depositar nuestra confianza en cualquier persona. Este hecho sucedió en la avenida Juan Pablo Duarte de la ciudad de Santiago.

La señora Mena Castillo, denuncia que hace dos semanas contrató a dos hombres para que le pusieran unas cerámicas en su casa, los hombres hicieron su trabajo y se fueron. Sin embargo, mientras los hombres trabajaban se dieron cuenta que en la casa había una caja fuerte y se imaginaron que en ella había un buen dinero.

Pues los tipos se comunicaron con unos atracadores quienes llegaron otro día a la casa a las 8 a.m. y amarraron a las cinco personas que se encontraban en la casa. Le preguntaron a doña Mena que si ella tenía la llave de la caja fuerte, cuando ella le dijo que no, entonces precedieron a romper la caja fuerte, llevándose 300 mil pesos, 2 mil dólares y una Jeepeta del año.

La Policía logró recuperar la jeepeta y apresaron a los dos hombres que enviaron los atracadores a hacer el robo. Los dos hombres confesaron que ellos fueron los autores intelectuales del delito.

Sin embargo, lo peor de todo es que aún con la confesión realizada, la señora denuncia que un fiscal de nombre Miguelín Rivas no quiere hacer nada con los ladrones alegando que no hay razón para apresarlos. Ella hace un llamado a otras autoridades superiores, para que investiguen por qué este fiscal no quiere hacer nada en contra de estos delincuentes.

Anuncios

Impactos: 85

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!