Anuncios

 

NUEVA YORK._ El comisionado de la Policía, James O ´Neil y la fiscal del distrito de El Bronx, revelaron ayer miércoles en conferencia de prensa que el estudiante Lesandro Guzmán Feliz (Junior), fue asesinado cuando los pandilleros acusados, lo confundieron con un rival de una pandilla adversaria y no como se dijo en los días posteriores al crimen, que sus matadores creyeron que se trataba de un adolescente que le grabó un vídeo haciendo sexo con una estudiante y lo subió a las redes sociales.

Los funcionarios, también explicaron que los 12 sospechosos, pertenecen a una célula de Los Trinitarios denominada “Los Sures”.

La fiscal Clark y el comisionado, hablaron con los medios, mientras la docena de presuntos asesinos, eran acusados de múltiples cargos criminales en la Corte Criminal de El Bronx, entre estos, asesinato en primer grado y asesinato en segundo grado, que conllevan sentencias de hasta 50 años y más y cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Los sospechosos también son imputados por conspiración, agresión en pandilla y posesión criminal de armas, añadió la fiscal.
Todos deberán volver a la corte el 25 de octubre.
Los 12 se han negado a cooperar con las autoridades judiciales y los investigadores de la policía, alegando temor por supuestas amenazas de muerte en la cárcel.

La fiscal dijo que la célula “Los Sures”, dirigida por Los Trinitarios, era liderada por Diego Suero, uno de los últimos arrestados en relación al brutal asesinato de Junior.

Las autoridades dijeron que Suero conspiró para atacar y matar a pandilleros rivales llamados de otra célula conocida como “Sunset”, que también forma parte de Los Trinitarios.

El grupo de pandilleros se transportaba en cuatro vehículos hasta los alrededores de la bodega “Chiky y Cruz” en El Bronx, donde estaba Junior, quien habría trató de escapar de ellos corriendo cuatro cuadras para tratar de salvarse, hasta que llegó al establecimiento en el vecindario Belmont, donde intentó buscar refugio, pero fue supuestamente rechazado y entregado a los pandilleros por el propietario y empleados.
“Los acusados creyeron que Junior era parte de los Sunset”, dijo la fiscal Clark.

“Supuestamente condujeron al territorio del grupo Sunset y se encontraron con Junior en una bodega en la sección Belmont de El Bronx, en donde trató de esconderse”, dijo la funcionaria judicial.
Las autoridades precisaron que no hay evidencias de que Junior estuviera afiliado a ninguna pandilla.
Dijeron que los pandilleros se reunieron en una casa, donde se planificó el asesinato del que pandillero rival que buscaban.

“Debido a que el ataque fue grabado en videos ampliamente difundidos en todo el mundo, creó indignación y un gran apoyo de toda la comunidad”, dijo la fiscal.

El comisionado resaltó la importancia de la ayuda del público que proveyó cientos de informaciones y pistas que contribuyeron a las capturas de los acusados, aunque la policía dijo ayer que lo logró, gracias a que usó la base de datos sobre las pandillas.

“Los grupos criminales continúan amenazando la seguridad pública y la calidad de vida en algunos vecindarios de la ciudad de Nueva York”, dijo O’Neill.

Aclaró que el video sexual difundido en las redes sociales no está vinculado con el asesinato, como dijeron los propios trinitarios al día siguiente del asesinato de Junior.

Anuncios
error: Content is protected !!